5 elementos imprescindibles en tu página web

¿Tu página web no funciona o no está dando los resultados esperados? ¿Hace tiempo que hiciste tu página web y con el paso del tiempo ya ha quedado desactualizada? En este artículo te detallo algunos de los errores más comunes en las páginas web, y las posibles soluciones para muchos de ellos.

Bien es sabido que toda pequeña y mediana empresa debería contar con un sitio en internet: una página web es la mayor carta de presentación para cualquier proyecto, y cada vez oímos más aquello de “si no estás en internet, no existes”

Por ello es importante que prestes atención a estos aspectos, y que trates de solucionarlos lo antes posible para no espantar a tus clientes:


01 – Diseño Responsive.

A día de hoy navegamos por internet mediante distintos dispositivos (smartphones, tablets, ordenadores) que cuentan con distintas resoluciones  de pantalla. Por eso es imprescindible que tu página web sea adaptable a todo tipo de tamaños, ¡especialmente para dispositivos móviles!. Además, cabe destacar que Google ya ha empezado a penalizar a aquellos sites que no cuentan con una versión adecuada para Smartphones…

CONSEJO: Si quieres saber si tu web cuenta con un diseño responsive, reescala la ventana de tu navegador y comprueba si los elementos se recolocan y se visualizan perfectamente. También puedes comprobar cómo se visualiza en los distintos dispositivos, con herramientas online como http://quirktools.com/screenfly/


02 – Diseño y funcionalidad.

La combinación entre diseño y funcionalidad no es más que un buen contraste entre el color del fondo y el texto, utilizar tipografías legibles, hacer una buena distribución de los elementos, intentar que el menú y el logo sean (casi) siempre visibles, o evitar a toda costa los fondos engorrosos que distraen y dificultan la lectura. También puede ser interesante tener en cuenta la psicología de cada color, e incluir esto en nuestra estrategia de branding según lo que queramos transmitir.

  • Rojo: pasión, amor, ira.
  • Naranja: energía, felicidad, vitalidad.
  • Amarillo: felicidad, esperanza, engaño.
  • Verde: nuevos comienzos, abundancia, naturaleza.
  • Azul: calma, responsabilidad, tristeza.
  • Púrpura: creatividad, realeza, riqueza.
  • Negro: misterio, elegancia, seriedad.
  • Gris: conservador, formalidad.
  • Blanco: pureza, limpieza, virtud.
  • Marrón: naturaleza, comestibilidad, confiabilidad.
  • Tan o Beige: conservador, piedad.
  • Crema o marfil: calma, elegancia, pureza.

CONSEJO: No descartes ponerle un fondo blanco a tu web por miedo a que quede “soso”, muchas veces es la mejor opción para dar una imagen de limpieza, y para la correcta visualización del contenido. Utiliza tipografías sans-serif para el texto general, y utiliza otras más decorativas para encabezados y títulos (un máximo tres tipografías distintas). Busca imágenes libres de derechos que puedan acompañar a tus contenidos, o edita tus propias imágenes con herramientas online.


03 – CTA y contacto.

Si tienes una página web, es porque tu objetivo principal es que los usuarios te vean y te contacten. Si esto no sucede, muchas veces es porque no tenemos una llamada a la acción clara, o no tenemos una sección de contacto perfectamente visible. Siempre es aconsejable incluir un formulario de contacto en todas y cada una de las páginas de tu web, aunque también se pueden barajar otras fórmulas en función de tus necesidades: botones CTA, número de teléfono, etc

CONSEJO: No tengas miedo a ser repetitivo con las llamadas a la acción (sin pasarse), o con incluir tus datos de contacto a lo largo de las distintas páginas de tu web. Asegúrate de que los botones CTA destacan entre el contenido. También puedes incluir un botón para que te escriban directamente al whatsapp desde la web (muy efectivo).


04 – Velocidad de carga.

Esto es algo muy importante y que muchas veces se descuida bastante. Aunque es cierto que dependes de la velocidad de conexión que tenga el usuario, se considera que, con una conexión estándar, una velocidad de carga que sobrepase los 8 o 10 segundos ya es demasiado. Además, Google prioriza en su ranking aquellas páginas web que tienen una velocidad de carga óptima. Factores comunes que pueden afectar a la velocidad de carga son: el peso de las imágenes, las animaciones, o la inclusión de código HTML y plugins que no estás utilizando.

CONSEJO: Consulta la velocidad de carga de tu página web con la herramienta de google https://developers.google.com/speed/pagespeed/insights/ y descubre todo aquello que puedes mejorar. Si necesitas comprimir varias imágenes para tu web sin que pierdan calidad, utiliza herramientas online que te faciliten el trabajo.


05 – SEO y analítica.

Una vez que ya tienes tu página web, es necesario optimizarla para SEO a la vez que incluyes herramientas de análisis que, entre otras cosas, te servirán para obtener datos de cómo los usuarios navegan e interactúan con tu página web. De esta forma podrás observar lo que funciona y lo que no, para ir perfeccionando tu estrategia con el paso del tiempo.

El SEO es la disciplina de marketing digital que te permite posicionar tu página web en los buscadores para atraer tráfico. El problema del SEO es que abarca muchas acciones diferentes, y requiere de varios conocimientos técnicos. Además, el algoritmo con el que funcionan los buscadores es algo secreto, y no es una estrategia que normalmente te dé resultados a corto plazo.

El SEO exige que se realice un trabajo constante, por lo que en muchas ocasiones deberás contratar los servicios de un profesional, para que pueda ocuparse de todo esto de manera continua. Uno de los aspectos que más influyen en el SEO es la actualización constante de contenidos, tanto en la web como en redes sociales, y por eso es importante valerse de una estrategia de contenidos en la que se especifiquen los mismos y la frecuencia de publicación.

CONSEJO: Haz una investigación y define las palabras clave para tu negocio sirviéndote de herramientas como Google Trends o Semrush. Incluye estas palabras clave estratégicamente en tus contenidos. Baraja la posibilidad de crear un blog en el que publiques con cierta frecuencia (entre 2 y 4 post mensuales por ejemplo). Crea también perfiles en redes sociales para publicar contenidos frecuentemente (comparte enlaces de otros, crea concursos, fotos, vídeos, enlaces propios de tu web o blog, etc)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *