Trucos para optimizar tu Landing Page y aumentar las conversiones.

Cuando un usuario aterriza en cualquiera de tus páginas web, lo primero que has de conseguir y lo más importante es llamar su atención. Una vez ya tienes su atención, te será mucho más fácil persuadirlo para finalmente convertirlo en lead y en cliente.

A continuación te dejo varios consejos y elementos necesarios para optimizar cualquiera de tus landing pages. Échales un vistazo antes de empezar con el diseño de tu landing page, o revisa cada uno de estos consejos si la landing que ya tienes no está dando los resultados que esperabas.

1. La página

Envía al usuario a una página relevante, ofreciendo una experiencia consistente y acorde a lo que se espera según el anuncio inicial. Esto quiere decir que has de mostrar en la página lo que has prometido en el banner o en el e-mail. Además, es aconsejable utilizar siempre el mismo tono comunicativo y la misma línea gráfica, para que el usuario sienta que ha llegado a la página que estaba buscando. Una vez dentro de la página, hay otros elementos a tener en cuenta como: eliminar la navegación y las distracciones para evitar que el usuario se desvié de nuestro objetivo, y crear un buen impacto visual con imágenes y vídeos que retengan al usuario y capten su atención.

2. El título

Esto es lo primero que leerán los usuarios, por lo tanto es uno de los elementos clave para retener su atención y que sigan navegando por la página. Dejar bastante espacio alrededor del título, utilizar una tipografía apropiada para titulares (las de trazo grueso suelen funcionar muy bien), o mover el título fuera de la alineación del texto, son aspectos que pueden servir para destacar el título en tu landing page. Aparte de todo esto, no te olvides de incluir en el título las palabras clave que has utilizado para atraer tráfico, especialmente si has utilizado para ello una campaña de PPC o SEM.

3. Las imágenes

En toda landing page que se precie, estarán incluidas siempre una o varias imágenes. Lo ideal es incluir una imagen grande y bonita de tu producto, aunque hay otras opciones que también se pueden barajar, como por ejemplo las imágenes con personas, ya que ha quedado demostrado que funcionan muy bien. En cualquier caso lo importante es generar sensaciones positivas en el usuario, y que todas las imágenes tengan una relación directa con el mensaje que se quiere transmitir.

4. La llamada a la acción

El CTA (del inglés Call To Action), es otro de los elementos esenciales en una landing page. El CTA tendrá que destacar siempre entre el contenido, ya sea a través de tipografías más grandes o con colores que resalten. El texto del CTA ha de incitar claramente a la acción, y es preferible que pueda visualizarse nada más entrar en la página, sin hacer scroll. Si vas a incluirlo varias veces a lo largo de la página, utiliza siempre el mismo CTA (mismo diseño, tipografías, colores, etc).

5. Textos

En general es preferible sintetizar y resumir toda la información en poco texto, o presentarlo de forma visual resumiéndolo en varios puntos. Aquí es importante tener en cuenta cuál es tu público objetivo, para adoptar el tono que más se acerque a él. Además, es preferible que los textos de tu landing page vendan siempre los beneficios de tu producto (y no las funcionalidades).

6. Dar credibilidad

Este es otro de los aspectos que pueden ser determinantes a la hora de hacer una landing page efectiva. Es importante dar una imagen de confianza y credibilidad, lo cual puede hacerse de varias formas: facilitar un número de teléfono para contactar, incluir opiniones de otros clientes, incluir una política de privacidad, incluir certificaciones o galardones en caso de ser posible, así como logotipos de organizaciones o empresas asociadas.

7. Analizar y testear

Como paso final, siempre es importante analizar el rendimiento de tu landing page, e incluso hacer varios test para comprobar qué es lo más efectivo. Todo esto puede hacerse con herramientas de analítica web como Google Analytics, donde puede calcularse la conversión de tu página a través de la configuración de eventos, o del número de impresiones de la página de agradecimiento tras completar un formulario (por ejemplo). También es interesante utilizar los mapas de calor o scroll, pues son herramientas que ofrecen información sobre dónde hacen click los visitantes, cómo mueven el ratón, y en qué parte de la página pasan más tiempo. Otra opción interesante son los test A/B, es decir elaborar dos variantes de una misma landing page, ponerlas en producción, y comprobar posteriormente cuál de las dos ha funcionado mejor.

Éstos son los aspectos más básicos que cualquier landing page debería incluir, y son siempre los que yo utilizo como punto de partida a la hora de diseñar.  Espero que te haya servido de ayuda, y por supuesto si necesitas cualquier ayuda o un análisis de tu caso en concreto, puedes dejar un comentario o contactarme a través del formulario de emestudio.online 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *